EL INDIFERENTE

domingo, 29 de enero de 2017


No tengo nombre.
Me llamo el vino que bebió Petrarca
Una tarde lluviosa en Avignon
Mientras besaba el aura azul de Laura
En unos versos alejandrinos.
Me llamo lo mismo mirlo negro
Día de Brahma
Sandía o Sophia
O Grasmere Lake...
Me llamo el murmullo del agua
Acariciada por tu mano
Qué solo existe si el tiempo no existe.
Me llamo Ominaeshi
Persimmon
Holden Caufield,
El ruido que hace el viento en los girasoles,
El diálogo de la aurora  con los pinos...
Me llamo "mono no aware" o "lacrimae rerum"
Y a veces me llaman Toska o blanca melancolía.
Nací errante, me nombraron Azar y Destino a la vez.
Nací  muchacha y muchacho,
Debi llamarme Orpheus o ninfa primordial.
Al instante de nacer
Todos los gatos del mundo maullaron al unísono,
Todos los delfines saltaron
De las olas hacia el sol.
Y al instante de morir
Todas las estrellas se convertirán
En la única estrella
De mi última risa.

0 comentarios: