BERETTA

martes, 29 de enero de 2013



"Tardó un par de años en ahorrar lo justo para comprarse una Beretta. Otro año para comprar el silenciador. Otro año para elegir el sitio más discreto y hermoso posible. Y justo en el instante en el que había decidido volarse la tapa de los sesos frente al mar, mirando en dirección a la tierra que lo vió nacer, pensó que el ruido del balazo amortiguado por el silenciador era lo suficientemente horrísono como para espantar a los pájaros que tenía en la cabeza. No podía soportar la idea de que sus pájaros, con aquellos gorjeos en forma de arcoiris, terminaran refugiándose en otra cabeza."


"Temía tanto matar a cualquier ser vivo,que hasta le horrorizaba la idea de sufrir un infarto en plena calle y, al desplomarse contra el suelo, aplastar a una hormiga."


"Esta crisis igual son los últimos estertores de una época que giraba en torno a las "prospérités du vice"(Sade). Una vez que el vicio ha prosperado y diseminado su peste bubónica en forma de crisis financiera e indecencia política, no queda otro camino que regresar a la moral, a la ética. Un camino también doloroso, lleno de brumas y bandidos, pero al menos allí damos pie en el fondo. Es mejor reptar en tierra firme, en barro seguro, que volar con alas de cera hacia el sol."



ZWEIG Y EL COLOR PURPURA..






"
Stefan Zweig siempre escribía su impecable prosa con tinta púrpura, su preferida: púrpura de Tyro. Siendo un intelectual judío, se comprende. Desde tiempos inmemoriales los fabricantes judíos mantuvieron bien guardado el secreto o la fórmula para fabricar este color que sólo podían usarlo los Emperadores y denotaba lujuria, elegancia, elitismo. Esas tres palabras podrían definir la prosa de Zweig: elegancia, lujuria, elitismo. Por otra parte, Zweig también sufría de constantes depresiones(de hecho, combatía la depresión escribiendo), y el púrpura también es un color melancólico, ya que simboliza el fin de lo conocido y el comienzo de lo desconocido. En la época Victoriana, por ejemplo, era el color principal en las procesiones fúnebres. Según San Isidoro de Sevilla en su "Etymologiae"(siglo VII) la palabra púrpura proviene del latín "puritae lucis" que significa "pureza de la luz".
De ahí que fuera tan importante en la religión judía ya que representaba al mismo tiempo el mundo divino y el mundo humano. En los templos judíos más sagrados, en sus Tabernáculos, no podía faltar el púrpura. Ni tampoco en la prosa de Zweig que siempre transpira pureza, lujuria, poder, espiritualidad.
"