BERETTA

martes, 29 de enero de 2013



"Tardó un par de años en ahorrar lo justo para comprarse una Beretta. Otro año para comprar el silenciador. Otro año para elegir el sitio más discreto y hermoso posible. Y justo en el instante en el que había decidido volarse la tapa de los sesos frente al mar, mirando en dirección a la tierra que lo vió nacer, pensó que el ruido del balazo amortiguado por el silenciador era lo suficientemente horrísono como para espantar a los pájaros que tenía en la cabeza. No podía soportar la idea de que sus pájaros, con aquellos gorjeos en forma de arcoiris, terminaran refugiándose en otra cabeza."


"Temía tanto matar a cualquier ser vivo,que hasta le horrorizaba la idea de sufrir un infarto en plena calle y, al desplomarse contra el suelo, aplastar a una hormiga."


"Esta crisis igual son los últimos estertores de una época que giraba en torno a las "prospérités du vice"(Sade). Una vez que el vicio ha prosperado y diseminado su peste bubónica en forma de crisis financiera e indecencia política, no queda otro camino que regresar a la moral, a la ética. Un camino también doloroso, lleno de brumas y bandidos, pero al menos allí damos pie en el fondo. Es mejor reptar en tierra firme, en barro seguro, que volar con alas de cera hacia el sol."



0 comentarios: