O NIETZSCHE O LIGNITO.

martes, 27 de octubre de 2009

"Alemania, tierra de filósofos, no resiste a su sed de materias primas. Desde julio de 2006, Mibrag, una gran sociedad productora de energía que pertenece a poderosos inversores como son NRG Energy y Washington Group International, está realizando perforaciones de prueba en busca de lignito. La explotación minera debería ya estar operativa en el año 2025.
La lucha por el lignito, una piedra parecida a la hulla o al carbón y altamente contaminante,es voraz. Su explotación está devorando superficies a una velocidad vertiginosa:dos, tres mil hectáreas...no hay nada que pueda detener su progresión. Mibrag debe sustituir imperativamente dos centrales eléctricas obsoletas-emisoras de gran cantidad de dióxido de carbono-por una instalación más potente y más limpia de 660 megawatts. Y ha sido el sur de Leipzig la región elegida.
Y como, por razones de transporte y de economía, el lignito ha de extraerse lo más cerca posible de las centrales, la mala suerte le ha tocado a la ciudad de Röcken y a su hijo más célebre: Nietzsche."(Le Temps)


Nietzsche falleció en Weimar el 25 de agosto de 1900 y fue sepultado en su villa natal junto a la iglesia. Como era un asiduo blasfemo de la moral cristiana en su obra, al entierro no asistió el Pastor, y al redoble de las campanas fueron leídos versos de Así hablaba Zaratustra.
En la sepultura familiar de tres tumbas, su hermana Elizabeth yace en el centro, Nietzsche a la izquierda y sus padres a la derecha.
En 1986, el Gobierno de la antigua RDA incluyó la tumba del filósofo en la lista de lo monumentos de protección oficial.
200 parroquianos de Röcken se han manifestaron en Naumburg apoyando a una propuesta de Los Verdes para que la multinacional renuncie a la explotación de lignito. En vano. Ahora cifran sus últimas esperanzas en la Unión Europea y los compromisos de Alemania por reducir sus emisiones de CO2.
¿Y Nietzsche?
Pues, tendrá que mudarse.
Mibrag no dudaría un segundo en echarlo de allí. Después de todo Nietzsche, aparte de la "muerte de Dios", también vaticinó la decadencia del capitalismo industrial. Los comunistas, por un lado, prefirieron olvidar su obra. Su hermana Elizabeth hizo el resto: manipuló sus libros póstumamente de modo que Nietzsche fue asociado durante mucho tiempo como el fundador de la ideología nacional-socialista.

En definitiva, todo el sur de Leipzig con sus pueblos burgueses, coquetos, desaparecerá a golpe de sondajes y extracciones mineras.
El hambre energética del capitalismo pretende profanar los restos de Nietzsche. ¿A dónde irán a parar ahora sus huesos? ¿Peregrinarán medio mundo como los huesos de Beethoven?
Sinceramente, yo creo que a Nietzsche el destino de sus huesos le importaría más bien poco: de todos modos, su alma sigue por ahí, "a 6000 mil pies de altura más allá del hombre y del tiempo" riéndose de sus propios compatriotas, derribando ídolos filosóficos y religiosos a golpe de martillazos dialécticos.

0 comentarios: