RELATO SOBRE UNA PINTURA DE GUSTAVE KLIMT. (LAWRENCE FERLINGHETTI)

viernes, 3 de agosto de 2018

Están de rodillas erguidos sobre una cama floreada
El
justo alli la toma
          y la mantiene inmóvil
Su bata
           se desliza y cae
                                 desde el hombro
El tiene un hambre urgente
                                      Su negra cabeza 
                                                          se inclina a la suya
                                                           ávidamente
Y la mujer  la mujer
    aparta sus labios mandarina de los suyos
                una mano como la cabeza de un cisne muerto
                              se acomoda alrededor
                                                              de su pesado cuello
                               los dedos
                                            raramente arrugados
                                                                     prietamente juntos
su otro brazo en escorzo
                  contra sus firmes pechos
su mano una garra lánguida
                                     aferrandose a esa mano
que acerca su boca
                               a la suya
su largo vestido hecho
                               de pétalos multicolores
                                              acolchado en oro
su cabello a lo Tiziano
                   con estrellas azules
y su dorada
             túnica a cuadros negros
                                   de harlequin
Guirnaldas de oro
                      se derraman sobre
                                         sus desnudas pantorrillas
                                                             y pies tensos
Cerca debe haber
                 un árbol lleno de joyas
                                 con hojas de cristal que fulguran
                                            en el aire dorado
tiene que ser
                   por la mañana
                                         muy lejos en algún lugar distante
Ellos
      estan juntos callados
                                como en un prado que florece
                      sobre un sillon de verano
                                               que igual les pertenece
Y el la mantiene inmóvil
                                            tan apasionadamente
         apoya su cabeza sobre la suya
                    tan insistente tan gentilmente
y hace que ella vuelva
                                sus labios hacia los suyos
Los ojos de ella estan cerrados
                                                 como pétalos marchitos
Ella
       no los abrirá
                      El
                             no es el Elegido

0 comentarios: