EL DIABLO EN LOS LIBROS

sábado, 20 de febrero de 2010

La bibliografía sobre el Príncipe de las Tinieblas siempre ha sido muy prolífica desde el siglo XVI. Recuerdo que, siendo muy joven, leí una Historia del Diablo escrita por Giovanni Papini, muy bien documentada pero obedeciendo más bien a un demonio de "postalita" diseñado por el Vaticano. Hasta Fernando Pessoa escribió un relato que no tiene desperdicio donde pone a dialogar a Satán y María. "Me han insultado y me han calumniado desde el principio del mundo. Los propios poetas(amigos míos por naturaleza)que me defienden, no han sabido defenderme bien. Uno de ellos(un inglés llamado Milton) me hizo perder una batalla indefinida que nunca llegó a realizarse. Otro( un alemán llamado Goethe) me dió el papel de alcahuete en una tragedia de medio pelo."-dice el Maligno a través de Pessoa(¿o es la revés?) en La hora del Diablo(Cuadernos del Acantilado,2003).
Curiosamente, a pesar de tanta escritura sobre Satán y sus infinitas máscaras, sus libros no parecen muy visibles en las librerías. Talvez sea pura estratagema del Maligno, una de sus tantas maneras de demostrar su don de ubicuidad y al mismo tiempo su invisibilidad. En efecto, siempre nos hace creer que no existe, pero está ahí, en todos los sitios de la vida pública y también privada; en todos los elementos de la materia y también de la antimateria. Y, para colmo, Internet parece haberse inventado a su medida: cuando parecía más bien arrinconado o ,por lo menos localizado, el Diablo ha encontrado en Internet un medio ideal para resucitar sus males y al mismo tiempo asegurar su anonimato. Hackers, pederastas virtuales, etc..no son más que nuevas máscaras demoníacas. Al parecer la victoria definitiva del Bien sobre el Mal es algo muy futurible, y el escenario de tal batalla no será este mundo. Al final, lo que narra La Guerra de las Galaxias no es sólo un cuentecito cinematográfico de George Lucas, sino la biopsia de un futuro apocalíptico, talvez más cercano de lo que uno pueda imaginar.
Hay dos libros que merecería la pena destacar a propósito: Diabolus. Las mil caras del Diablo a lo largo de la historia, de Simons Peter(Editorial Zenith,2006) y Historia del Diablo de Robert Muchembled(Cátedra,2004).
El primero, muy erudito, se acerca a la figura del Demonio con una perspectiva más bien teológica y antropológica, aunque está escrito de una forma muy amena rozando, a veces, el humorismo(macabro, claro está). El segundo, también erudito, pero enfoca la figura del Diablo a través de la historia y los medios de difusión masiva(literatura, cine, la pintura, el cómic).Incluye,como epílogo, una curiosa filmografía sobre el Príncipe de las Tinieblas. De cualquier modo, los dos libros son muy interesantes. Leyéndolos, le dan ganas a uno de haber sido Dios o Lucifer.

0 comentarios: